jueves, 17 de diciembre de 2009

Pequeña experiencia. Nicaragua / consumo responsable

Hola a tod@s:

En primer lugar, siento que durante nuestra etapa de administradores no hayamos podido hacer gran cosa (Álvaro, gracias por intentar ayudarnos, pero somos realmente negados para esto!)

Y en segundo lugar, quería compartir con vosotros una pequeña experiencia. (Lo cuelgo aquí porque no sé hacerlo en otro sitio, pero si las nuevas administradoras quieren y saben hacerlo, adelante!)

Este año en el cole en el que estoy estamos trabajando algunos temas relacionados con la Educación para el Desarrollo, centrándonos sobre todo en el Consumo Responsable.

Aprovechando las fotos que hice durante mi estancia en Nicaragua con Escoles Solidàries en verano de 2008, preparé un powerpoint para los niños. Curso por curso fueron pasando por el aula donde habíamos preparado la proyección. Primero les pregunté acerca de su vida: si protestan por las mañanas por tener que ir al cole, si se quejan por tener que hacer deberes, si se enfadan cuando quieren algo y sus padres no se lo compran… Luego vieron las fotos y les hablé un poco de cómo es allí la vida, las escuelas. Y para finalizar compararon su vida con la de los niños y niñas de Nicaragua. De paso, aprovechamos la proximidad de las fiestas navideñas para hacerles reflexionar un poquito acerca del consumismo de estas fechas.

Después, ya en clase con los tutores, respondieron por escrito a unas preguntas acerca de lo que habían visto y escuchado. Estas son algunas de las respuestas de los alumnos de 1º de Primaria:

- ¿Qué vida crees que es más dura, la tuya o la de los niños y niñas de Nicaragua? ¿Por qué?
- La vida es más dura en Nicaragua porque tienen que ir al cole andando y subir una montaña de barro, limpiar sus aulas y los platos.

(Habían visto las fotos del camino que seguían algunos niños para ir a la escuela y les había explicado que son los propios niños los que se encargan de limpiar su escuela - ¡claro, allí no tienen dinero para pagar a la señora de la limpieza!)

- ¿Qué diferencias hay entre su casa y la tuya?
- Nosotros tenemos luz y agua y ellos no tienen.
- Que sus casas son más pequeñas y no tienen muchos de los electrodomésticos que nosotros usamos a diario.


(Os recuerdo que son niños de 1º!!!)

- ¿Qué diferencias hay entre su escuela y la tuya?
- Nuestro colegio es grande y el suyo muy pequeño. En la clase no hay dibujos y en la nuestra sí. A mí me trae mi madre en coche y ellos van andando.
- Nosotros tenemos libros sin usar y ellos los tienen usados.


(Al menos han visto que, cuando se hacen recogidas de libros o juguetes, las cosas llegan a su destino. Incluso hablamos de que las cosas que se envían tienen que estar en buenas condiciones; a este niño le quedó bien claro, ¿verdad?)

- Dentro de poco llegan las Navidades. ¿Cómo crees que las celebrarán ellos?
- Bien porque ellos las celebran de su manera. (Me encanta esta respuesta)
- Seguramente con sus familias y con poquitas cosas, no como aquí.

(Queríamos transmitir que lo realmente importante no es lo material, y parece que este mensaje también llegó.)

- ¿Crees que tendrán un montón de comida, gambas, turrones… como aquí?
- De esas cosas seguro que no. (¡este lo tiene claro!)
- No, porque en Nicaragua la gente no tiene mucho dinero para comprar comida.

- ¿Piensas que estos niños y niñas recibirán muchos regalos?
- No tienen regalos.
- No porque sus padres no tienen dinero para regalos.
- Creo que si se han portado bien, sí que recibirán muchos regalos.
(qué bonico…)

Después de leer esto, ¡que me digan que hacer estas cosas no vale para nada!, que es una realidad demasiado alejada de los niños y no se van a enterar, que son muy pequeños para pensar en estas cosas…

La mayoría de las clases hicieron un montón de preguntas, reflexionaron muy bien acerca de la suerte que tienen y se concienciaron un poco acerca de cómo están las cosas en otras partes del mundo. Es cierto que el cole está en una zona bastante desfavorecida pero, comparándose con la situación que se vive en estos países, cualquiera de las familias de los alumnos de nuestro centro está mejor, así que a unos les sirve de concienciación y a otros también de consuelo, en cierta forma.

Por último, quiero hacer referencia al comentario de una niña de 4º. Al final de la sesión, cuando les pregunté “A ver, los que al principio os quejabais de tener que venir al cole y hacer deberes, después de ver esto, ¿qué pensáis? ¿Os cambiaríais por uno de estos niños de Nicaragua?” Lógicamente, todos los niños dijeron que no. Todos menos una niña que, con la mano levantada y los ojos iluminados, me dijo “¡Yo sí! A mí me gustaría ir a Nicaragua y estar con esos niños”. Sólo por esto y por las respuestas que he compartido con vosotros, el trabajo valió la pena.

Experiencia en el C.E.P. Azorín (Santa Pola)
Mayte Carrilero

1 comentario:

José Juan López dijo...

Hola, Mayte.
Me gustaría darte la enhorabuena por esta iniciativa de trasladar a los niños de tu colegio la realidad de las escuelas en Nicaragua. Ya veo que tu viaje a este país te marcó, como ha hecho con todos los que hemos estado allí. No sé que tiene lo nica que engancha.
A través de la ONGD Icnelia llevamos más de tres años trabajando en Nicaragua, especialmente en la construcción de escuelas en pequeñas comunidades de la selva, y en 2007 y 2008 realizamos campañas de sensibilización y educación en valores en los coles de Santa Pola, también en el Azorín.
La experiencia con los niños fue fabulosa, ¡cómo no se van a enterar de la manera en que viven los niños allí! Yo creo que todo esfuerzo que se haga en ese sentido es importantísimo, primero para intentar mejorar su calidad de vida allí, pero también, y mucho, para cambiar en algunos aspectos la mentalidad y las costumbres de nuestros niños y niñas.
Así que me parece fenomenal y te animo a seguir por ese camino, ofreciéndote la experiencia de Icnelia en este tema por si nos necesitas para algo.
Un cordial saludo.
José Juan López
Coordinador Icnelia ONGD

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...