lunes, 30 de agosto de 2010

CORRIENDO POR “EL DORADO”


Hola compañeros/-as del Premio de Educación para el Desarrollo 2009, hemos leído la última entrada del blog y os agradecemos muchísimo vuestra más sincera enhorabuena. Precisamente también por ello, aceptamos orgullosos el testigo del relevo. Debéis saber que durante este 2010, la cita en Cartagena cobrará voz propia a través de las experiencias vividas allende los mares por cada uno de los afortunados participantes. El fruto de tan memorable encuentro cristalizará en un “Diario de viaje de ida y vuelta”, cuya máxima novedad descansará en estar narrado en “vivo y en directo”.

Queremos recordarles a todos aquellos que decidan emprender con nosotros este viaje hasta la “Ítaca de Indias”, tan plagado de peripecias, tan lleno de experiencias, que ningún contratiempo será tal si, al final, nuestras emociones penetran en vuestro cuerpo y en vuestro pensamiento. Acudid a todas nuestras vivencias para aprender, y aprender de quienes saben. Pero ante todo, conservad siempre en vuestras almas la idea de nuestra más personal “Ítaca de Indias”. Este será el testigo de vuestro relevo: llegar aquí, este es vuestro y nuestro destino.

Cartagena se muestra ante nosotros como la ciudad más cálida y linda del Caribe latinoamericano. A pesar de todo ese cansancio acumulado y tras innumerables horas de vuelo transatlántico, la emoción de alcanzar nuestra ansiada meta nos ha hecho olvidar el penoso tiempo de espera. Pero la verdadera carrera de fondo tuvo lugar en un enclave de nuestra escala: el aeropuerto de Bogotá. Ciertamente, alcanzar “El Dorado” camino hacia la mítica “Ítaca de Indias” nos supuso un auténtico maratón jalonado en varias fases, puesto que no solo tuvimos que superar la prueba de los 100 metros lisos, sino que también saltamos alguna que otra maleta e, incluso, tuvimos que utilizar la pértiga para ocupar nuestro asiento en el último vuelo nacional “Bogotá-Cartagena de Indias”.

Era ya la una de la madrugada, hora local, cuando pisamos tierras cartageneras y, rememorando conquistas pretéritas, nos esperaban para brindarnos una amable bienvenida. La espontaneidad y el entusiasmo de una joven sonrisa nos ofrecen una acogedora bienvenida en la tierra prometida. Nuestro viaje no ha hecho más que comenzar.
Laura Murias y Chelo Marazuela.
IES Isidra de Guzmán (Alcalá de Henares)

1 comentario:

PALOMA dijo...

Me da mucha envidia leer vuestra experiencia..Yo también tuve la suerte el año pasado de disfrutar del viaje a Guatemala.
Es una experiencia que quedará para toda la vida..Disfrutad cada instante y abrid bien los ojos para contarnos todo todo.
Somos muchos los que os seguiremos en vuestra aventura
¡¡Felicidades a todos y todas!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...