lunes, 30 de agosto de 2010

NAVEGANDO ENTRE MANGLARES

Tras un viaje casi odiseico para alcanzar Cartagena, la legendaria ciudad nos brinda su esencia en cada rincón. El primer día en tierras colombianas promete sensaciones inéditas y atractivas. La organización ha decidido que nuestro regalo de bienvenida fuera un día libre dedicado a visitar las Islas del Rosario. La atractiva excursión comienza con uno de los sonidos más pintorescos de la ciudad: el claxon de una chiva (el autobús) llamada “El Caporal”.

Tras un agradable paseo en chiva y guiados por las sugerentes brisas caribeñas, nos trasladaron al embarcadero para enfrascarnos en la primera ruta acuática de la jornada. Apenas después de una hora, todo el grupo de Docentes para el Desarrollo pudo navegar a través a la “Bocachica”.
Desde nuestra lancha motora observamos cómo desde este enclave colonial se inicia la primigenia puerta abierta al Mar del Caribe.

Desde allí se vislumbra la Isla del Sol, la más grande de las del Archipiélago del Rosario. De hecho, treinta son las islas que conforman las también denominadas, “Corales del Rosario”, puesto que bajo sus cristalinas profundidades se alberga uno de los parques naturales más emblemáticos de Colombia.
Este enclave ejemplifica uno de los arrecifes coralinos de la costa colombiana digno de ser conservado para generaciones futuras. Sin lugar a dudas, las imágenes hablan por sí solas, pues ante la contemplación de un espectáculo natural semejante, uno se ve tácitamente empujado a guardar el más respetuoso de los silencios.


Poco a poco, el silencio se ve acallado por el rumor de las olas que rompe con la proa de la lancha motora. Los isleños nos ofrecen lo que son y todo cuanto tienen. Orgullosos de atesorar una vida aislada de las exigencias del tiempo, nos descubren en cada nuevo paso las bellezas de su isla, su “gran isla”, su “Isla grande”, como también se conoce.

A cada paso brota la vida en el interior de la isla sirva como ejemplo la navegación a través de manglares. Las pequeñas canoas surcaban un auténtico bosque natural sumergido en el agua del Caribe. Nos parecía estar protagonizando un documental del National Geographic.
Laura Murias y Chelo Marazuela
IES Isidra de Guzmán (Alcalá de Henares)

1 comentario:

laura Moreno dijo...

Me lo he leído todo, todo...qué chulas las fotos. Me imagino que mucho más las experiencias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...