domingo, 25 de enero de 2015

HISPAMUN

El Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos (CCEE Reyes Católicos), de Bogotá (Colombia), es un centro cuyo titular es el Estado español.
En este Centro han puesto en marcha una simulación, un modelo de Naciones Unidas al que han denominado HISPAMUN. Uno de los objetivos que se plantean consiste en analizar los problemas económicos, sociales, educativos, políticos y de seguridad de su entorno, tanto a nivel local, como nacional e internacional. Esto, les permite consolidar y afianzar en el alumnado madurez personal y social, que permita a los alumnos actuar de forma responsable y autónoma, desarrollar su espíritu crítico y prever y resolver pacíficamente los conflictos personales, familiares y sociales Este proyecto educativo, fue galardonado en la VI edición del Premio Nacional de Educación para el Desarrollo Vicente Ferrer convocado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y, cogestionado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
alumnosPara simular que son la ONU les hace falta imitarla. Por ello necesitan tener un Secretario General, tantos Presidentes y Co-presidentes de Comité como Comités requieran, Delegados, Secretarios de mesa, Observadores, etc. Cada alumno debe conocer muy bien su papel y también debe conocer los protocolos. Por ello, los alumnos visten como si fueran representantes de las Naciones Unidas. Hay un protocolo lingüístico que deben aprender (por ejemplo, siempre hablarán en tercera persona, en nombre de su Estado y no en su nombre propio, hay palabras que no se pueden usar, etc.) y, por último, deben aprender que tipo de expresión usar en cada momento: hay mociones para iniciar sesión, para proponer un debate, para replicar y para todo aquello que requiera del formalismo de Naciones Unidas. Una vez que se aprende esto, cada alumno debe estudiar los problemas del comité que le ha tocado. Si, por ejemplo, el alumno es Delegado de EE.UU. en el tema de transgénicos, debe aprender qué son los transgénicos, qué piensa EE.UU. sobre ello y qué piensan los demás Estados del Comité. Todo ello lleva una preparación de prácticamente un curso completo. Los problemas de cada Comité los eligen los alumnos que quieran y puedan ser Presidentes. La preparación que cada alumno debe tener como Delegado de Naciones Unidas permite alcanzar el conocimiento de ciertas situaciones reales y actuales de injusticia social que, de otra forma, no tendrían cabida en el currículo.
Una vez que se pone en marcha el Modelo, se pretende que los Delegados conozcan bien los puntos de partida de los demás delegados y propongan acuerdos para mejorar en justicia social. Para ello se reparten aleatoriamente los alumnos entre las diferentes delegaciones. En los días del Modelo los docentes se convierten en observadores externos. Están allí, pero no participan. Pueden cambiar de comité tanto como consideren oportuno, pero son los presidentes y copresidentes de Comité quienes llevan la voz cantante dentro de cada aula (es decir cada comité). Al finalizar el Modelo, cada comité debe escribir las conclusiones de los acuerdos a los que se ha llegado.
Con HISPAMUN han conseguido que los alumnos se conciencien de los problemas reales. Pero también han decidido que actúen. Y aquí entra en juego el proyecto social. Una vez realizada la tarea de reflexionar, debatir y buscar soluciones a los problemas reales, es la hora de actuar y de que qué, el alumnado que va a obtener el título de Bachiller, tenga experiencias efectivas y activas de lucha contra la pobreza para que, al dejar el Centro e incorporase a la sociedad, intervenga de manera comprometida y activa en la búsqueda de soluciones. Así, se acude a zonas pobres y conflictivas a llevar las donaciones que se han conseguido, a enseñar a niños y niñas desescolarizados, a facilitar la vida a niños con discapacidad intelectual y, en general a ayudar a los más desfavorecidos.
Más información en: http://1bachrrcc22.wix.com/hispamunsd
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...